domingo, 29 de agosto de 2021

Monstros


Habitualmente se dinstinguía entre monstruos y demonios, pero también podán fusionarse. Los monstruos era, supuestamente, seres humanos distorsionados, aunque se dudaba de si tenían alma. Se los suponía creados para mostrar a los humanos cómo es la privacíon física de Dios. F. Gagnon ha sugerido creíblemnete que los monstruos encajan en la cadena ontológica del ser que se extiende desde Dios hacia una realidade cada vez menor. Dios, los ángeles, los governantes humanos, los súbditos humanos, los bárbaros, los monstruos, los demonios, el Anticristo, Lucifer. Los monstruos tienen privaciones físicas: son gigantes, enanos, tienen tres ojos o niguno, o tienen caras en el vientre. Esta clase de privación física es un signo de su privación ontológica que se transmuta fácilmente en privación moral. Su deformidad se fusiona con la del diablo, el más retorcido y depravado de todos los seres. Sin enbargo, hablando en propiedad, los monstruos no son demonios, sino están separados de ellos por al menos un paso; Dios los hizo monstruos y por tanto comparten en algún grado, por pequeño que sea, la bondad y la belleza. Un monstruo particularmente persistente y siniestro es el hombre-animal. Essa clase de seres se encuntran en la mayor parte de las culutras (en la India, por ejemplo, hay hombres tigres, pero en Europa, donde prevalecen los lobos, hay hombres lobo). También se encuentran vampiros en todas partes. Los hombres-animal no son lo mismo que otros montruos, porque sua monstruosidad consiste menos en su deformidad física que en su capacidad demoníaca de cambiar de forma; y mientras los monstruos puden ser moralmente ambivalentes, los hombres-animal son essencialmente malos. Ele diabo es el jefe de los hombres que cambian de forma; los hombres-lobo, los vampiros y las brujas imitan a su señor en esa caulidad para haver la voluntad del diablo.

- Jeffrey Burton Russell. Lucifer: El Diablo en La Edad Media; p.86-87.

Nenhum comentário:

Postar um comentário